Diseño Peru

Diseño Web Perú, Diseño Web, Posicionamiento Web Perú

Nuestro injusto mundo

Nuestro injusto mundo

sábado, 3 de noviembre de 2012

Coche bomba Lynch y los terroristas de Movadef

Cada vez me convenzo más de que hay que ser un perfecto imbécil para ser de izquierda. Los caviares han creado el marketero término de la DBA (derecha bruta y achorada); intentando desviar la atención sobre su nivel intelectual; sin embargo, actos como el de Nicolás Lynch no hacen más que despertar la sospecha de que los miembros de la izquierda peruana tienen algún tipo de problema intelectual.

Resulta innegable que los líderes de la izquierda peruana, han encontrado en la política un medio de vida que les permite alcanzar un estándar de ingresos y confort muy superior al que hubiesen logrado haciendo empresa o trabajando en el sector privado. Sería imposible, por ejemplo, que Lynch, fuese gerente de una empresa mediana o grande y gane US$ 12,000 + casa + mayordomo + chófer + gastos de representación + otros.

Sería muy fácil concluir que son personas muy inteligentes que han logrado lo más con lo menos. Que han alcanzado un muy alto nivel de ingresos con el mínimo esfuerzo y responsabilidad. Sin embargo, recibir en la embajada peruana a terroristas es una muestra de imbecilidad que nos hace replantear la hipótesis.

¿Son los líderes de la izquierda peruana seres humanos sobresalientes o son unos perfectos imbéciles? JDC timbeando en bolsa podría hacernos pensar lo primero. Nico Lynch y la gorda García Naranjo, siendo embajadores a pesar de su mediocridad profesional también. Sin embargo, siempre terminan embarrándose por sus estúpidas ideas castristas y estalinistas.

Que complicados son los izquierdistas, ¿son genios o son idiotas? Al final, podría creer que a pesar de su estupidez ideológica, son más inteligentes y hábiles que la mayoría de nosotros, que si necesitamos trabajar (y mucho) para lograr las pocas cosas que vamos alcanzando. Sin embargo, actos como el de Lynch me traen a la realidad. Los imbéciles somos todos, que permitimos que estos mediocres vivan como ricos gracias a nuestro trabajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada